Cuando la dulzura se expresa en la quietud después del baile, los focos del escenario aún recorren la silueta de la protagonista acariciando y abrazando su pelo.

Esta imagen muestra una mujer fuerte pero delicada un poco «Audrey Hepburn» con cejas grandes y fuertes. Los focos del escenario se ven al fondo remarcando su silueta pero separándola a la vez de toda la acción que hay enfrente y no vemos.

El lago de los cisnes es una obra fantástica y creo que cuando pintaba esta mujer pensaba en esa obra; de ahí las plumas y el título. Hace tiempo disfruté de una tarde fantástica con mi madre en el teatro Arriaga donde pudimos ver “El lago de los cisnes sobre hielo”. Creo que de ahí pudo venir la idea. De un pensamiento guardado con cariño.

A continuación muestro el proceso con algunas imágenes.

De aquí a la versión final son todo retoques y detalles. Espero que te haya gustado. Creo que así también puedes ver un poco del proceso de trabajo aunque sea resumido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *