En ocasiones tengo encargos que son especiales por algún motivo. Este retrato que ves lo es. Se llama Elena y fue una chica a la que se le arrebató la vida muy joven. Demasiado; y su familia me honró eligiéndome para retratarla. El cuadro se puede ver a la entrada de su casa y está enmarcado con mucho gusto con un marco blanco roto.

Cuando pinto este tipo de cuadros me emociono, y alguna vez he llorado. Doy lo mejor de mí en cada retrato, pero los de este tipo me los tomo como algo personal.
Su vida dejó una huella que aún perdura en los que la quieren y recuerdan. Gracias por confiar en mí.

Si deseas un retrato parecido, puedes ponerte en contacto conmigo en mi dirección de correo. mirandagraphic@gmail.com . Explícame lo que quieres y lo hacemos posible.

Todo comienza con una linea…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *