Retrato en carboncillo y barra de pastel blanco. Sencillo e impactante. El blanco y negro tiene algo especial que nos atrapa como las miradas de estas mujeres.

Basado en una fabulosa fotografía de Monica Suarez de Tangil en un artículo de maquillaje de una revista de moda. Con esa foto creé una imagen donde la fuerza está en el contraste. ¿Qué es lo que hace tan especial al blanco y negro?

Quizás es la sencillez en los elementos usados. Papel de 180G coloreado. (en este caso Canson Mi-tintes ) Simple carbón para las zonas oscuras, pastel blanco y algún difumino para crear toda la sutileza de degradados. El plus lo da el contacto físico con los dedos. Pero cuidado con el aceite natural que tenemos en la piel.

Proceso del retrato. Lápiz con lineas de encaje

Es ese momento cuando tienes que dar el golpe de blanco en la pupila o en el labio lo que proporciona el placer suficiente para ir a por el siguiente retrato.

Si te gusta el arte del retrato y quieres aprender a hacerlos puedes mandarme un e-mail o contactar conmigo por las redes sociales y en poco tiempo podrás ver cómo tus retratos mejoran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *