Cada año, la berrea.

Pero incluso dentro de esos momentos que muestran la naturaleza animal en su estado mas bravo, el animal puede contemplar como los pétalos de unas flores llevan en el viento la llamada.

En una simulación de cómo quedaría como portada de libro por si alguien se anima a escribir sobre la vida de un ciervo. algo sí que me suena que hay en dibujos animados ¿no?

El proceso es muy interesante. Buscando las formas principales y después ir añadiendo más y más detalle.

Cuando empecé esta imagen no tenía claro hacia dónde iba a ir. Pero sí sabía hacia donde no quería que fuera. Me explico. Yo pinto muchas rocas y eso puede viciar mi temática. En este cuadro quería algo con más vida, que transmitiera algo poético.

Por eso decidí añadir un animal, un ciervo que viera en las hojas levantadas por el viento, la llamada de un impulso natural.

Todo el paisaje es imaginado, buscando la serenidad y la paz en tonos fríos contraponiéndolos con la vegetación.

La imagen del ciervo pertenece a la portada de un CD de Kosheen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *