Así se ve el gran templo del Norte cuando cae la nieve.

A veces, algo tranquilo puede transformarse en una tormenta de nieve con muy poco trabajo. Y entonces ves cómo algo tranquilo adquiere fuerza. Ese cambio de ambiente altera todo y podemos jugar con eso tanto como queramos.

Podemos hacer que caiga la noche…

O que reine la calma

En cualquier caso la imagen digital nos permite sobrepasar limites que de otra manera serían más difíciles.

¿Quieres aprender a crear este tipo de ilustraciones?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *